por Baby moov

La Castaña

la castana para bebes

Las ventajas de la castaña:

Sinónimo de largos paseos por el bosque debajo de los árboles amarillos o del pequeño vendedor ambulante que perfuma las calles, la castaña es un fruto típico del otoño, que crece a mitades de octubre. No se debe confundir con la castaña de India, que posee una pequeña cola en penacho y no es comestible. Su hermano, el marrón, tiene la particularidad de estar solo en su cáscara.

La castaña, fruto con cáscara y oleaginosos (del que se puede sacar aceite), se presenta cotidianamente en varias formas: fresca, al vacío, congelada, en conserva. Es el fruto de la población más pobre en las regiones montañosas del sur de Europa, donde durante mucho tiempo fue la base de la harina, y puede llegar a costar hasta 8 € en las grandes ciudades. Pertenece a la misma categoría que las avellanas, las almendras y los pistachos, y se recomienda prestar atención y tener paciencia antes de su introducción en la alimentación del bebé. ¡Pida consejo a su pediatra!

Propiedades:

Pobre en agua y rica en carbohidratos, pero también en lípidos, la castaña tiene la peculiaridad de contener no solo gluten, sino también almidón. Esto puede ser importante en el caso de alergia a este carbohidrato. Su pobreza en agua también la hace un poco indigesta.

Muy rico en azúcares lentos, este fruto es comparable a los alimentos con féculas a causa de su alto contenido en fibras. Proporciona aportes energéticos de larga duración y evita un aumento rápido de la glicemia (el nivel de azúcar en sangre). Por lo tanto, la castaña puede convertirse en el aliado de los deportistas o de los bebés y sus padres para luchar contra los fríos días de invierno. En cuanto a los nutrientes y las vitaminas, la castaña es una reserva de magnesio, potasio, manganeso, cobre y vitamina C: ¡una gran fuente de salud!

Algunas sugerencias:

Elija las castañas más pesadas y bien cerradas. Por favor, si las cocina en agua, perfore antes su fina cáscara, evitará así que se sequen o exploten, y quite la capa fina que rodea su piel antes de la degustación.

Como conclusión:

Ningún misterio, la castaña no madure en otoño solamente para acompañar el pavo de Navidad, sino que es también una preciosa fuente energética y nutritiva. Mézclela con frutas y legumbres mucho más ligeras y ricas en agua como la calabaza para hacer deliciosas recetas para su bebé. Utilice su delicado y excepcional gusto de los sotobosques para exaltar el sabor de la carne.