por Baby moov

El puerro

puerro para bebés

Para saberlo todo sobre el puerro, sus virtudes, sus cualidades nutritivas y cómo introducirlo en los platos del bebé.

Las ventajas del puerro

El puerro es una planta cuyas hojas se consumen como verdura. El puerro se cultiva mucho en Europa en numerosos países. Es posible encontrarlo fácilmente en los mercados durante todo el año, aunque la temporada alta es de septiembre a marzo. Es una hortaliza que los bebés deben consumir cocida.

Propiedades

El sabor del puerro es pareido al de la cebolla y del espárrago. Como otras verduras, es un alimento poco calórico. Es rico en vitaminas A, C, E y contiene oligoelementos como el calcio, el magnesio y el hierro. Su alto contenido en fibras hace del puerro un alimento diurético.

Pequeños consejos

¿A qué edad se puede dar el puerro al bebé? Puede cocinar el puerro y dárselo al bebé a los 6 meses. En los primeros meses de la introducción del puerro en la alimentación del bebé, cocine únicamente el blanco que deberá cocer al vapor, sin adición de sal ni de grasas. Mézclelo finamente en la batidora. Le aconsejamos no añadir la parte verde antes de un año, porque tiene un sabor más fuerte y un mayor conteniendo de fibras (por lo tanto, es más difícil de digerir para el bebé. La parte verde del puerro también es más rica que la parte blanca en vitaminas, y sus propiedades nutricionales no deben pasar desapercibidas.

Combine el puerro con las patatas para dar una mayor cremosidad a sus purés o sus potajes. Acompañará de maravilla a los potitos a base de pescado. Durante la cocción, añada unas gotas de limón y una ramita de tomillo.

Y para los niños hambrientos, añada un poquito de kiri antes de mezclar los puerros cocidos.

Conclusión

El puerro es excelente para la salud y para los platos de los más pequeños. Elija, preferentemente, puerros frescos de los que sólo conservará el blanco en un primer momento. Sin embargo, ¡los puerros congelados también irán bien!