por Baby moov

Consejos de alimentación para las madres durante la lactancia

Consejos de alimentación para las madres durante la lactancia

Tras haberle hablado de los alimentos desaconsejados durante el embarazo y de los aconsejables , le facilitamos un dossier especial para informarle sobre la alimentación de las madres que dan el pecho a sus bebés.

Por fin ha nacido su bebé y quizás usted haya decidido darle el pecho. Se trata de una etapa importante que plantea varios interrogantes entre las madres: ¿qué debo comer? ¿Qué alimentos debo evitar y cuáles favorecen la producción de leche? 
Hemos intentado responder a todas estas cuestiones en este dossier destinado a las madres.

Manténgase en forma y evite las carencias:

La lactancia requiere mucha energía; por ello, las madres primerizas deberán estar muy atentas a su alimentación para no desarrollar carencias y proporcionar al bebé todas las aportaciones necesarias.

El magnesio:Durante la lactancia, el aporte recomendado de magnesio aumenta; por tanto, hay que encontrar fuentes para evitar las carencias. Para ello, puede consumir cereales integrales, chocolate y hortalizas verdes como las judías, las espinacas o incluso alcachofas que también son ricas en hierro.

El calcio: Para mantener los huesos sanos, puede seguir consumiendo productos lácteos: leche, queso y yogur. Sin embargo, existen otros alimentos ricos en calcio, algo menos conocidos como las almendras, el tofu o incluso las hortalizas verdes el brécol, los berros o la col.

Las vitaminas: Entre las vitaminas que deben privilegiarse, la vitamina D es necesaria para el crecimiento y el desarrollo óptimo del bebé. Esta vitamina está presente sobre todo en numerosos pescados, la leche, la mantequilla o incluso en la yema de huevo.

La vitamina C permite reforzar su sistema inmunitario, así como el del bebé, así como combatir las infecciones. Los alimentos más convenientes son la grosella y el perejil, pues son los vegetales con un mayor contenido en vitamina C. También puede consumir el pimiento morrón, el kiwi, la fresa, el litchi o incluso cítricos como la naranja y el limón.

Beber más: Las mujeres que dan el pecho necesitan ingerir mucha agua u otras bebidas. De hecho, la leche materna se compone casi en un 90% de agua, por lo que deberá aumentar su consumo. No dude en beber más regularmente, incluso durante la toma, momento en el que tendrá más sed.

Los alimentos que favorecen la lactancia:

Además de las aportaciones recomendadas, algunos alimentos pueden favorecer la lactancia y la producción de leche. También está demostrado que, además de estos alimentos «mágicos», cuanto más dé el pecho, más leche producirá. Por tanto,  proponga regularmente el pecho al bebé.

Entre los alimentos recomendados, la cerveza (sin alcohol, obviamente) o la levadura de cerveza aumenta la cantidad de leche. Así como determinadas plantas como el hinojo, el anís, la verbena o incluso la hoja del frambueso rojo. Las lentejas, las almendras, las nueces de cajú y los dátiles son también óptimos.

Algunos alimentos pueden dar un aroma particular a la leche, que pueden impedir o favorecer la lactancia del bebé. Algunas especias como el curry o el comino aportan un sabor que debería gustar al bebé, prolongando entonces la toma, lo que aumentará la cantidad de leche de la madre. Por el contrario, varias verduras son conocidas por molestar al bebé, por ejemplo, el ajo, las cebollas, el puerro, el apio, la coliflor o el espárrago.  Sin embargo, no debe descartar estos alimentos forzosamente ya que cada niño es diferente y podría apreciar estos sabores aromáticos.

Los alimentos desaconsejados:

De la misma forma que ocurre durante un embarazo (consulte nuestro dossier sobre los alimentos desaconsejados durante el embarazo), algunos alimentos son desaconsejables durante la lactancia

Las bebidas energéticas, el café, el té, las bebidas gaseosas así como el alcohol deben evitarse si usted da el pecho. De hecho, los estimulantes presentes en estas bebidas son vehiculados por su leche materna y, consiguientemente, consumidos también por su bebé. Si hace una excepción y consume alcohol, debe saber que la tasa será más elevada una hora después, y que su eliminación completa tardará varias horas.

Algunos alimentos como la col, el perejil, la salvia, el eneldo, la menta o incluso la acedera tiene la fama por disminuir la producción de leche. No obstante, ningún estudio científico ha esta relación.

Algunos pescados pueden ser nocivos para su hijo ya que contienen contaminantes, concretamente mercurio. Por ejemplo, el lucio, la trucha lacustre, la lubina negra o incluso el caviar y el paté de pescado absorben en mayor medida estos contaminantes, que cada vez están más presente en la naturaleza.

Durante la diversificación alimentaria, etapa donde su hijo empezará a consumir otros alimentos aparte de la leche, algunas frutas y verduras deberán introducirse más tarde debido al riegos de alergias. Entre los productos considerados alérgenos, se encuentran las fresas, las frutas exóticas en general o incluso algunos cítricos. Por suerte, a priori no habrá relación entre su alimentación y los riesgos de alergias para los niños criados con leche materna Por tanto, podrá consumir sin temor todos estos alimentos; excepto si hay un terreno familiar «a riesgo», se desaconseja, según el INPES consumir alimentos que contengan cacahuete.

Para acabar…

La lactancia materna es un momento importante pero no debe convertirse en una fuente de angustia, ya que el bebé lo percibirá y sufrirá igualmente. Descanse, sosiéguese y, sobre todo, escúchese.

Nunca lo olvide: usted es quien mejor sabe los que necesita su propio cuerpo y su bebé.