por Babymoov

Cocina al vapor para bebés: ¿por qué es sano?

Cocina al vapor para bebés

La cocina al vapor se ha democratizado mucho durante los últimos años. Inspirada por las formas de cocción orientales en cestas de vapor, ésta ha demostrado ser eficaz en cuanto a la conservación de las vitaminas y de las texturas.  En efecto, ya no se trata de asociarla a una dieta o a la cocina sin sabor: es un aliado de sus platos refinados y dietéticos.

Es una forma de cocción ideal para los inicios de la diversificación del bebé, pues permite obtener una consistencia adaptada, recuperar el liquido de cocción para mezclarlo con leche o con otras preparaciones y además, matar los microbios.   En resumen, ¡cocinar sano!

Una pequeña muestra de las ventajas de la cocción al vapor.

La conservación de las vitaminas y del sabor

El principio de la cocción al vapor consiste en encerrar y difundir el vapor de agua resultado de la evaporación del agua para cocer uniformemente. Para ello existen dos posibilidades.  Colocar los alimentos en una olla para aumentar la presión y alcanzar temperaturas elevadas.  O dejar pequeños orificios para conservar una temperatura inferior, pero actuando mejor en la difusión.  Esta segunda solución es la elegida por Nutribaby, pues permite una conservación optima de las vitaminas y de las cualidades nutricionales.

Al evitar que los alimentos sean transformados, en contacto con una sartén o con el humo de carbón de madera por ejemplo, se garantiza una mejor conservación de sus propiedades, especialmente la consistencia de sus fibras.  Ademas, evita la introducción de materias grasas, algunas de las cuales se convierten en ácidos grasos saturados durante la cocción.

Se trata entonces de un método de cocción  poco agresivo, puesto que los alimentos no se cocinan a fuego vivo.  El calor del vapor se difunde lentamente, pero de forma segura en los alimentos.

Rapidez y uniformidad en la cocción

El vapor de agua se difunde uniformemente e hidrata perfectamente los alimentos.  ¡Adiós al pescado seco! Las especias utilizadas también pueden desarrollar todos sus aromas y sabores.  Al contrario, cocine a la « papillote » (con papel de aluminio) para separar sus preparaciones.

Para obtener consistencias, sabores y colores diferentes, no dude en actuar sobre el tiempo de cocción.  Una zanahoria estará lista para ser triturada al cabo de 15 minutos de cocción en el Nutribaby, y al cabo de 10 minutos seguirá estando un poco crocante.  Recomendamos los alimentos cocidos y triturados para bebés hasta los 12 meses, luego podrá disfrutar de trozos pequeños.  A partir de los 6 meses, el líquido de cocción mezclado con leche permite comenzar la diversificación.

Con respecto a la cocción en agua, las propiedades de los alimentos no se pierden en ella. El líquido de cocción puede ser recuperado por medio del vapor para reintegrarlo en un puré.

Límites

* Se desaconseja utilizar el líquido de cocción de las verduras con raíces que contengan nitratos (y que generalmente no tiene buen sabor)

* El tiempo de cocción puede ser muy largo para ciertos alimentos (¡para las castañas crudas: contar 40 minutos!)

* Excepto las carnes rojas que requieren cocción a fuego vivo,  ¡casi todos los demás alimentos pueden ser cocidos al vapor!

¡Que viva el vapor para la preparación de las comidas de los niños! Tome una dosis de vitaminas y de sabores.

realizado por Babymoov